2016/01/15

La XI Legislatura

El búnker. Pablo Iglesias demuestra en cuanto se le acelera el pulso que no cree en la democracia y la tolerancia tal y como se entienden los conceptos en la Europa civilizada. En primer lugar, él se siente investido de una legitimaidad que va mucho más allá de los 69 (suponiendo que todos le confieran legitimidad a Podemos) escaños obtenidos. Para empezar, él sabe (es omnisciente) lo que los votantes del PSOE preferían en relación con la composición de la mesa del congreso. Además, se diría que los escaños y votantes de otras fuerzas, como PP, C's o PSOE, son "menos legítimos" que los de Podemos. Son del búker. En la transición, el búnker era una forma de referirse a los franquistas nostálgicos. Es decir, para Pablo Iglesias, los votantes de PP, C's y PSOE son fascistas.

El niño. A priori, a mi no me parece mal que, como gesto de denuncia de una situación dada (la dificultad de las mujeres para conciliar su vida laboral y familiar) se lleve a un niño al Congreso. Sin embargo, creo que la exhibición de la criatura, de mano en mano, es obscena; que lo lleve una señora que disfruta del privilegio de una asistente 24h para ocuparse del niño, y que por lo tanto no tiene ningún problema para conciliar, me parece propio de la "casta", como cuando las marquesas del barrio de Salamanca hacen obras de caridad. Y si lo que se pretende con la alineación del bebé en el show Podemos del otro día es simbolizar la llegada de "lo nuevo", creo que no es sino una muestra más de la falta de consoideración de los podemitas hacia un sistema... que les permite ocupar 69 escaños en el Congreso de los Diputados.

Las rastas. La forma de vestir es una convención que codifica un abanico amplio de preferencias, sensibilidades, gustos y tradiciones. Como toda convención, no es en si ni buena ni mala. Lo que debe ser es funcional. Y para ser funcional debe ser suficientemente amplia para que la acepten gentes de distinto pelaje (nunca mejor dicho) y condición. La tradición ha sido que los señores vistiesen traje y corbata en el Congreso. El traje y la corbata son tradición porque han sido la forma de vestir de los que han tenido la capacidad de establecer tradiciones. Pues bien, parece que ahora hay más gente dispuesta a influir en la convención. Bienvenidos sean. Bienvenidas sean las rastas y las camisas de colores. Sobre la base de un mínimo decoro (que debe ser definido de la forma más amplia posible para que sea aceptado por todos), cada uno que se vista como quiera.

Llegar a acuerdos. Difícil tarea llegar a acuerdos en España. Desde que el PSOE alcanzó su primera mayoría absoluta en 1982 no se han alcanzado grandes acuerdos. Si acaso, se le fueron haciendo concesiones a los nacionalistas para alcanzar el gobierno, el PSOE en 1993, el PP en 1996 y después de nuevoel PSOE en 2004 y 2008. Pero eso no fueron acuerdos propiamente dichos. Ni los políticos ni los ciudadanos saben como llegar a acuerdos. Acordar implica ceder, y en este país el que cede es un prededor que carece de firmeza. ¿Es tan difícil establecer las prioridades? Yo creo que hay cuatro: reducir la desigualdad,atacar de raíz la corrupción, consolidar la recuperación económica y afrontar el problema catalán.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada